Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

La Corrupción en Venezuela, constituye un sistema de conductas cuyos valores anti-éticos y anti-profesionales, han filtrado la Administración Pública Nacional, Regional y Municipal.
El Poder Ejecutivo, se encuentra  representado en el ejercicio del mando por Nicolás Maduro quien investido de ilegitimidad de origen,  mantienen secuestrado la Administración Pública Nacional, Regional y Municipal, dominando así mismo el Poder Moral Republicano y las Fuerzas Armadas Nacionales (en funciones), estos últimos responsables de ceder  el territorio nacional a grupos paramilitares armados, grupos civiles armados en detrimento de población ciudadana. 
Como corolario la  República Bolivariana de Venezuela, mantiene  nominalmente un Presidente Interino quien no goza tiene capacidad de dictar actos de gobierno, y menos de disposición sobre bienes propiedad de la República, en virtud del DECRETO  DE LA TRANSICIÓN DEMOCRÁTICA
Es preciso reconocer que el reconocimiento Internacional es de carácter político, mas no legal, pues los países aliados esperaban coadyuvar para lograr el fin del Régimen de Nicolás Maduro.
Así mismo, en la estructura de la Asamblea Nacional a todas luces se evidencia  las omisiones en el cumplimiento de sus funciones legislativas decretadas en el Estatuto de la Transición de fecha 5 de enero 2019, como consecuencia de los intereses partidistas e individuales, lo que conlleva a la insatisfacción para los venezolanos dentro y fuera del país de sus derechos civiles y políticos.
La Justicia Venezolana, en la actualidad mantienen una red de Magistrados y Jueces que sin contradictorio dictan Sentencias Interlocutorias con apariencia de legalidad, con la intención que surtan efecto en el Exterior, y cuya temporalidad trasciende en el tiempo.
Ante ello, estamos en presencia de un enlace delincuencial con apariencia de legalidad, y aun cuando hoy se han arruinados cientos de familias, personas, empresas se configura un  Fraude Procesal extra Fronteras, cuya actuación se dicta en nombre de la República Bolivariana de Venezuela, es oportuno destacar que 
el Poder Judicial actual esta representado por personas cuya honorabilidad es dudosa.
La República Bolivariana de Venezuela, se encuentra fracturada en toda su estructura democrática a consecuencia de las ambiciones del poder económico, políticos y social de los actores políticos, quedando la población civil atrapada en una profunda indefensión en sus Derechos e Interés.
La labor de la Sociedad Civil, en primer lugar en la unión y consolidación de pensamientos y acciones orientadas a desmantelar la corrupción, por ello, la Organización DERECHOS HUMANOS CON DR, CORP se encuentra comprometida con la Democracia y el Orden Constitucional, y por ello, actúa en contra de los disfraces de DEMOCRACIA en el mundo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *