Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

Martin Luther King Jr. Tengo un sueño, un solo sueño, seguir soñando. Soñar con la libertad, soñar con la justicia, soñar con la igualdad y ojalá ya no tuviera necesidad de soñarlas. Martin Luther King, Jr., nombre original Michael King, Jr., (nacido el 15 de enero de 1929 en Atlanta, Georgia, EE. UU.; murió el 4 de abril de 1968 en Memphis, Tennessee), ministro bautista y activista social que lideró el movimiento por los derechos civiles en los Estados Unidos desde mediados de la década de 1950 hasta su muerte por asesinato en 1968.  

Su liderazgo fue fundamental para el éxito de ese movimiento para poner fin a la segregación legal de los afroamericanos en el sur y otras partes de los Estados Unidos. King saltó a la fama nacional como líder de la Conferencia de Liderazgo Cristiano del Sur, que promovió tácticas no violentas, como la Marcha masiva en Washington (1963), para lograr los derechos civiles. Fue galardonado con el Premio Nobel de la Paz en 1964.

King provenía de una cómoda familia de clase media inmersa en la tradición del ministerio de los negros del sur: tanto su padre como su abuelo materno eran predicadores bautistas. Sus padres tenían educación universitaria y el padre de King había sucedido a su suegro como pastor de la prestigiosa Iglesia Bautista Ebenezer en Atlanta. La familia vivía en Auburn Avenue, también conocida como «Sweet Auburn», la bulliciosa «Black Wall Street», hogar de algunas de las empresas negras e iglesias negras más grandes y prósperas del país en los años anteriores al movimiento por los derechos civiles. El joven Martin recibió una sólida educación y creció en una amorosa familia extendida.

Esta educación segura, sin embargo, no impidió que King experimentara los prejuicios entonces comunes en el Sur. Nunca olvidó el momento en que, alrededor de los seis años, uno de sus compañeros de juegos blancos anunció que sus padres ya no le permitirían jugar con King, porque los niños ahora asistían a escuelas segregadas. Lo más querido para King en estos primeros años fue su abuela materna, cuya muerte en 1941 lo dejó conmocionado e inestable. Molesto porque se había enterado de su infarto fatal mientras asistía a un desfile sin el permiso de sus padres, King, de 12 años, intentó suicidarse saltando desde una ventana del segundo piso.

En 1944, a la edad de 15 años, King ingresó a Morehouse College en Atlanta bajo un programa especial en tiempos de guerra destinado a aumentar la inscripción al admitir estudiantes de secundaria prometedores como King. Sin embargo, antes de comenzar la universidad, King pasó el verano en una granja de tabaco en Connecticut; fue su primera estadía prolongada fuera de casa y su primera experiencia sustancial de relaciones raciales fuera del Sur segregado. Le sorprendió lo pacíficamente que se mezclaban las razas en el Norte. “Los negros y los blancos van [a] la misma iglesia”, señaló en una carta a sus padres. “Nunca [pensé] que una persona de mi raza pudiera comer en cualquier lugar”. Esta experiencia de verano en el norte solo profundizó el creciente odio de King hacia la segregación racial.

En Morehouse, King favoreció los estudios de medicina y derecho, pero estos fueron eclipsados ​​​​en su último año por la decisión de ingresar al ministerio, como lo había instado su padre. El mentor de King en Morehouse fue el presidente de la universidad, Benjamin Mays, un activista del evangelio social cuya rica oratoria e ideas progresistas habían dejado una huella indeleble en el padre de King. Comprometido con la lucha contra la desigualdad racial, Mays acusó a la comunidad afroamericana de complacencia frente a la opresión e instó a la iglesia negra a la acción social al criticar su énfasis en el más allá en lugar del aquí y ahora; fue una llamada al servicio que no pasó desapercibida para el King adolescente. Se graduó de Morehouse en 1948.

King pasó los siguientes tres años en el Seminario Teológico Crozer en Chester, Pensilvania, donde se familiarizó con la filosofía de la no violencia de Mohandas Gandhi, así como con el pensamiento de los teólogos protestantes contemporáneos. Obtuvo una licenciatura en divinidad en 1951. Reconocido por sus habilidades oratorias, King fue elegido presidente del alumnado de Crozer, que estaba compuesto casi exclusivamente por estudiantes blancos. Como escribió un profesor de Crozer en una carta de recomendación para King: “El hecho de que, con nuestro alumnado de constitución mayoritariamente sureña, un hombre de color deba ser elegido y ser popular [en] ese puesto no es en sí mismo una recomendación insignificante”. De Crozer, King fue a la Universidad de Boston, donde, buscando una base firme para sus propias inclinaciones teológicas y éticas, estudió la relación del hombre con Dios y recibió un doctorado (1955) por una disertación titulada “Una comparación de las concepciones de Dios en el Pensamiento de Paul Tillich y Henry Nelson Wieman”.

El boicot de autobuses de Montgomery de Martin Luther King, Jr.

Mientras estaba en Boston, King conoció a Coretta Scott, una nativa de Alabama que estudiaba en el Conservatorio de Música de Nueva Inglaterra. Se casaron en 1953 y tuvieron cuatro hijos. King había sido pastor de la Iglesia Bautista Dexter Avenue en Montgomery, Alabama, poco más de un año cuando el pequeño grupo de defensores de los derechos civiles de la ciudad decidió impugnar la segregación racial en el sistema de autobuses públicos de esa ciudad tras el incidente del 1 de diciembre de 1955, en que Rosa Parks, una mujer afroamericana, se había negado a ceder su asiento de autobús a un pasajero blanco y como consecuencia fue arrestada por violar la ley de segregación de la ciudad. Los activistas formaron la Asociación de Mejoramiento de Montgomery para boicotear el sistema de tránsito y eligieron a King como su líder. Tenía la ventaja de ser un hombre joven y bien entrenado que era demasiado nuevo en la ciudad para haber hecho enemigos; en general, era respetado y se pensaba que sus conexiones familiares y su posición profesional le permitirían encontrar otro pastorado en caso de que fracasara el boicot.

En su primer discurso ante el grupo como presidente, King declaró:

«No tenemos otra alternativa que protestar. Durante muchos años hemos demostrado una paciencia increíble. A veces les hemos dado a nuestros hermanos blancos la sensación de que nos gustaba la forma en que nos trataban. Pero venimos aquí esta noche para ser salvados de esa paciencia que nos hace pacientes con cualquier cosa menos que la libertad y la justicia.»

Estas palabras introdujeron en el país una voz fresca, una retórica hábil, una personalidad inspiradora y, con el tiempo, una nueva y dinámica doctrina de la lucha civil. Aunque la casa de King fue dinamitada y la seguridad de su familia amenazada, él continuó liderando el boicot hasta que, un año y unas semanas más tarde, se eliminó la segregación de los autobuses de la ciudad.

La Conferencia de Liderazgo Cristiano del Sur

Reconociendo la necesidad de un movimiento de masas para sacar provecho de la exitosa acción de Montgomery, King se dispuso a organizar la Conferencia de Liderazgo Cristiano del Sur (SCLC), que le dio una base de operaciones en todo el Sur, así como una plataforma nacional desde la cual hablar. King dio conferencias en todas partes del país y discutió temas relacionados con la raza con líderes religiosos y de derechos civiles en el país y en el extranjero. En febrero de 1959, él y su partido fueron calurosamente recibidos por el primer ministro de la India, Jawaharlal Nehru, y otros; Como resultado de una breve discusión con seguidores de Gandhi sobre los conceptos de Gandhi de incumplimiento pacífico (satyagraha), King se convenció cada vez más de que la resistencia noviolenta era el arma más poderosa disponible para las personas oprimidas en su lucha por la libertad. King también buscó inspiración en África. “La lucha por la liberación en África ha sido la mayor influencia internacional individual sobre los estudiantes negros estadounidenses”, escribió. “Frecuentemente los escucho decir que si sus hermanos africanos pueden romper los lazos del colonialismo, seguramente el negro estadounidense puede romper Jim Crow”.

En 1960, King y su familia se mudaron a su ciudad natal de Atlanta, donde se convirtió en co-pastor con su padre de la Iglesia Bautista Ebenezer. En este cargo, dedicó la mayor parte de su tiempo al SCLC y al movimiento por los derechos civiles, declarando que “ha llegado el momento psicológico en el que un impulso concentrado contra la injusticia puede traer grandes logros tangibles”. Su tesis pronto fue puesta a prueba cuando accedió a apoyar las manifestaciones sentadas realizadas por estudiantes universitarios negros locales. A fines de octubre, fue arrestado con 33 jóvenes que protestaban contra la segregación en el mostrador del almuerzo en una tienda por departamentos de Atlanta. Se retiraron los cargos, pero King fue sentenciado a Reidsville State Prison Farm con el pretexto de que había violado su libertad condicional por una infracción de tránsito menor cometida varios meses antes. El caso asumió proporciones nacionales, con una preocupación generalizada por su seguridad, indignación por el incumplimiento de las formas legales por parte de Georgia y el fracaso de Pres. Dwight D. Eisenhower para intervenir. King fue liberado solo por la intercesión del candidato presidencial demócrata John F. Kennedy, una acción tan ampliamente publicitada que se consideró que contribuyó sustancialmente a la victoria electoral de Kennedy por poco margen ocho días después.

En los años de 1960 a 1965, la influencia de King alcanzó su cénit. Apuesto, elocuente y tenazmente decidido, King llamó rápidamente la atención de los medios de comunicación, en particular de los productores de ese medio en ciernes de cambio social: la televisión. Entendió el poder de la televisión para nacionalizar e internacionalizar la lucha por los derechos civiles, y sus bien publicitadas tácticas de no violencia activa (sentadas, marchas de protesta) despertaron la lealtad devota de muchos afroamericanos y blancos liberales en todas partes del país. , así como el apoyo de las administraciones de los presidentes Kennedy y Lyndon B. Johnson. Pero también hubo fallas notables, como en Albany, Georgia (1961-1962), cuando King y sus colegas no lograron sus objetivos de eliminación de la segregación en parques públicos y otras instalaciones.

La carta de la cárcel de Birmingham de Martin Luther King, Jr.

En Birmingham, Alabama, en la primavera de 1963, la campaña de King para poner fin a la segregación en los comedores y en las prácticas de contratación atrajo la atención de todo el país cuando la policía lanzó perros y mangueras contra incendios contra los manifestantes. King fue encarcelado junto con un gran número de sus seguidores, incluidos cientos de escolares. Sin embargo, sus partidarios no incluían a todo el clero negro de Birmingham, y algunos clérigos blancos se opusieron firmemente a él y emitieron una declaración instando a los afroamericanos a no apoyar las manifestaciones. Desde la cárcel de Birmingham, King escribió una carta de gran elocuencia en la que explicaba su filosofía de la no violencia:

Usted bien puede preguntarse: “¿Por qué la acción directa? ¿Por qué sentadas, marchas y demás? ¿No es la negociación un camino mejor?” Tiene toda la razón al pedir que se negocie. De hecho, este es el verdadero propósito de la acción directa. La acción directa noviolenta busca crear tal crisis y fomentar tal tensión que una comunidad que se ha negado constantemente a negociar se vea obligada a enfrentar el problema.

Cerca del final de la campaña de Birmingham, en un esfuerzo por unir las múltiples fuerzas para un cambio pacífico y dramatizar ante el país y el mundo la importancia de resolver el problema racial de los EE. UU., King se unió a otros líderes de derechos civiles para organizar la histórica Marcha. en Washington. El 28 de agosto de 1963, una asamblea interracial de más de 200.000 personas se reunió pacíficamente a la sombra del Monumento a Lincoln para exigir justicia equitativa para todos los ciudadanos ante la ley. Aquí, las multitudes se sintieron animadas por la fuerza emocional y la calidad profética del famoso discurso de King «Tengo un sueño», en el que enfatizó su fe en que todos los hombres, algún día, serían hermanos.

La creciente ola de agitación por los derechos civiles produjo, como esperaba King, un fuerte efecto en la opinión nacional y resultó en la aprobación de la Ley de Derechos Civiles de 1964, que autoriza al gobierno federal a hacer cumplir la eliminación de la segregación en los lugares públicos y prohibir la discriminación en las instalaciones de propiedad pública. , así como en el empleo. Ese año lleno de acontecimientos culminó con la entrega al Rey del Premio Nobel de la Paz en Oslo en diciembre. “Acepto este premio hoy con una fe permanente en Estados Unidos y una fe audaz en el futuro de la humanidad”, dijo King en su discurso de aceptación. “Me niego a aceptar la idea de que el ‘ser’ de la naturaleza presente del hombre lo hace moralmente incapaz de alcanzar el eterno ‘deber’ que siempre lo confronta».

Desafíos de los últimos años de Martin Luther King, Jr.

Los primeros signos de oposición a las tácticas de King dentro del movimiento de derechos civiles surgieron durante las manifestaciones de marzo de 1965 en Selma, Alabama, que tenían como objetivo dramatizar la necesidad de una ley federal de derecho al voto que proporcionaría apoyo legal para el derecho al voto de los afroamericanos. en el sur. King organizó una marcha inicial desde Selma hasta el edificio del capitolio estatal en Montgomery, pero no la dirigió él mismo. Los manifestantes fueron rechazados por policías estatales con porras y gases lacrimógenos. Estaba decidido a encabezar una segunda marcha, a pesar de una orden judicial de un tribunal federal y los esfuerzos de Washington para persuadirlo de que la cancelara. Encabezando una procesión de 1500 manifestantes, negros y blancos, cruzó el puente Pettus en las afueras de Selma hasta que el grupo llegó a una barricada de policías estatales. Pero, en lugar de continuar y forzar una confrontación, llevó a sus seguidores a arrodillarse en oración y luego, inesperadamente, se dio la vuelta. Esta decisión le costó a King el apoyo de muchos jóvenes radicales que ya lo criticaban por ser demasiado cauteloso. La sospecha de un “acuerdo” con las autoridades federales y locales, negada enérgicamente pero no del todo de manera convincente, se aferró al caso Selma. Sin embargo, el país se despertó, lo que resultó en la aprobación de la Ley de Derechos Electorales de 1965.

En todo el país, la impaciencia por la falta de un mayor progreso sustantivo alentó el crecimiento de la militancia negra. Especialmente en los barrios marginales de las grandes ciudades del norte, la filosofía religiosa de no violencia de King fue cada vez más cuestionada. Los disturbios en el distrito Watts de Los Ángeles en agosto de 1965 demostraron la profundidad del malestar entre los afroamericanos urbanos. En un esfuerzo por enfrentar el desafío del gueto, King y sus fuerzas iniciaron una campaña contra la discriminación racial en Chicago a principios del año siguiente. El objetivo principal era la segregación en la vivienda. Después de una primavera y un verano de mítines, marchas y demostraciones, se firmó un acuerdo entre la ciudad y una coalición de afroamericanos, liberales y organizaciones sindicales, exigiendo diversas medidas para hacer cumplir las leyes y reglamentos existentes con respecto a la vivienda. Pero este acuerdo iba a tener poco efecto; quedó la impresión de que la campaña de King en Chicago fue anulada en parte debido a la oposición del poderoso alcalde de esa ciudad, Richard J. Daley, y en parte debido a las inesperadas complejidades del racismo del norte.

Tanto en Illinois como en Mississippi, los jóvenes entusiastas del poder negro desafiaban e incluso ridiculizaban públicamente a King. Mientras que King defendía la paciencia, la respetabilidad de la clase media y un enfoque mesurado del cambio social, los jóvenes radicales urbanos de lengua afilada y vestidos con vaqueros azules defendían la confrontación y el cambio inmediato. A los ojos de este último, el líder de los derechos civiles que vestía traje y hablaba con calma era irresponsablemente pasivo y mayor para su edad (King tenía 30 años), más un miembro del otro lado de la brecha generacional que su líder revolucionario. Malcolm X llegó a calificar de «criminales» las tácticas de King: «En cuanto a la no violencia, es criminal enseñar a un hombre a no defenderse cuando es víctima constante de ataques brutales».

Ante las crecientes críticas, King amplió su enfoque para incluir otras preocupaciones además del racismo. El 4 de abril de 1967, en la iglesia de Riverside en la ciudad de Nueva York y nuevamente el día 15 en una gigantesca manifestación por la paz en esa ciudad, se comprometió irrevocablemente a oponerse a la participación de Estados Unidos en la Guerra de Vietnam. Una vez antes, a principios de enero de 1966, había condenado la guerra, pero la indignación oficial de Washington y la enérgica oposición dentro de la propia comunidad negra lo habían llevado a ceder. Luego buscó ampliar su base formando una coalición de pobres de todas las razas que se ocuparía de problemas económicos como la pobreza y el desempleo. Era una versión del populismo: buscaba inscribir a conserjes, trabajadores de hospitales, trabajadores temporales y los indigentes de los Apalaches, junto con los militantes estudiantiles y los intelectuales pacifistas. Sin embargo, sus esfuerzos en este sentido no generaron mucho apoyo en ningún segmento de la población.

Mientras tanto, la tensión y la dinámica cambiante del movimiento por los derechos civiles habían pasado factura a King, especialmente en los últimos meses de su vida. “Estoy francamente cansado de marchar. Estoy cansado de ir a la cárcel”, admitió en 1968. “Viviendo todos los días bajo la amenaza de la muerte, me siento desanimado de vez en cuando y siento que mi trabajo es en vano, pero luego el Espíritu Santo revive mi alma nuevamente”.

Los planes de ing para una Marcha de los Pobres a Washington se vieron interrumpidos en la primavera de 1968 por un viaje a Memphis, Tennessee, en apoyo de una huelga de los trabajadores sanitarios de esa ciudad. En opinión de muchos de sus seguidores y biógrafos, King parecía sentir que su final estaba cerca. Como King dijo proféticamente a una multitud en la Mason Temple Church en Memphis el 3 de abril, la noche antes de morir: “He visto la tierra prometida. Puede que no llegue allí contigo. Pero quiero que sepan esta noche que nosotros, como pueblo, llegaremos a la tierra prometida”. Al día siguiente, mientras estaba parado en el balcón del segundo piso del Lorraine Motel, donde él y sus asociados se hospedaban, King fue asesinado por la bala de un francotirador. El asesinato provocó disturbios y disturbios en más de 100 ciudades de todo el país. El 10 de marzo de 1969, el asesino acusado, un hombre blanco, James Earl Ray, se declaró culpable del asesinato y fue sentenciado a 99 años de prisión.

Más tarde, Ray se retractó de su confesión, alegando que los abogados lo habían obligado a confesar y que era víctima de una conspiración. En un giro sorprendente de los acontecimientos, los miembros de la familia King finalmente salieron en defensa de Ray. El hijo de King, Dexter, se reunió con el presunto asesino en marzo de 1997 y luego se unió públicamente a la petición de Ray de reabrir su caso. Cuando Ray murió el 23 de abril de 1998, Coretta Scott King declaró: “Estados Unidos nunca se beneficiará del juicio del Sr. Ray, que habría producido nuevas revelaciones sobre el asesinato… así como establecer los hechos relacionados con la inocencia del Sr. Ray”. Aunque el gobierno de los EE. UU. realizó varias investigaciones sobre el asesinato de King y cada vez concluyó que Ray era el único asesino, el asesinato sigue siendo motivo de controversia.

Fuente de información:

David L Lewis articulo publicado en https://www.britannica.com/, puede verificar las imagenes de la referencia histórica.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *