Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

Cada día vemos y leemos en las redes sociales, que estamos cerca del fin del Régimen opresor y controlador de Nicolás Maduro, sin embargo, quien se suscribe mantiene reservas a tan optimista aseveración, hoy día periodistas, activistas, políticos nacionales  dedican los primeros titulares a las Declaraciones de la FARC, obviamente dichas declaraciones son importante, y RATIFICAN las denuncias realizadas por ONG y Colombia desde el año 2010. Ver 80 bases de FARC hay en Venezuela, dice Colombia _ Política _ Noticias _ El Universo. ONG Insight Crime alerta desbordo crecimiento de ELN en Venezuela: 1.500 Kilómetros de avance

Es evidente, que la estrategia comunicacional del Régimen es audaz, y ciertamente, no se debe perder de vista las amenazas de la FARC, pero utilizar los titulares y espacios de lucha para debatir un tema que ya conocemos, es darle tiempo al Régimen.
Debemos ocuparnos de la recuperación del Estado de Derecho, la Democracia ultrajada por la corrupción y el tráfico de influencia que han mermado la Institucionalidad Democrática, y el respeto de los Derechos Humanos.
Debemos expandir en todo el territorio nacional, la Educación con Derechos Humanos, recuperar la Dignidad Humana como fundamento de libertades y Derechos de los Venezolanos.
La crisis humanitaria, es la consecuencia del flagelo de la corrupción, de la destrucción de la familia como célula fundamental de la sociedad -víctima de ideologías que dividieron familias-, la intromisión en la educación formal, la politización del  trabajo. El ciclo de destrucción, no lo vamos a romper sí continuamos defendiendo  intereses particulares, en los próximos 15 o 20 años la población no podrá incorporarse a la productividad de país, población hoy sin alimentos que garanticen niveles adecuados de nutrición, sin medicinas preventivas, y por ende su capacidad física, emocional y psicología no es alentadora,  que nos sucede como sociedad, ¿debemos sufrir más?
Cuantos jóvenes tenemos fuera de nuestro territorios, víctima de sus propias esperanzas en otros países, y lo cierto, es que emigrar te enfrenta a los sentimientos más contradictorios, a miedos y dudas, a la discriminación de algunos hermanos que un día recibimos en nuestro país sin egoísmo y sin límites.
Todos queremos una Venezuela libre, pero debemos PARTICIPAR POLÍTICAMENTE  Y EXIGIR A LA DIRIGENCIA POLITICIA, no negociar con quienes acusamos de ILEGITIMOS, ES INCONGRUENTE, sino tienes legitimidad constitucional para estar en el Poder qué valor tiene estos acuerdos?
Nuestro momento histórico, vislumbra un proceso cíclico, donde las instituciones democráticas y el Estado de Derecho infelizmente retrocede, impidiendo sus propios actores recuperar el Poder y la  Soberanía.
NO DEBEMOS TENER MIEDO DE EXIGIR A QUIEN, GANÓ LA CONFIANZA DEL PUEBLO, QUE DEBE CUMPLIR CON SU OBLIGACIÓN DE GESTIONAR LA RECUPERACIÓN DEL ESTADO DE DERECHO, DEMOCRACIA Y RESPETO DE LOS DERECHOS HUMANOS.
DAMARYS M. RANGEL
ABOGADA/DEFENSORA DE DDHH

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *