Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

GRATIFICACIÓN PERSONAL DE DISFRUTAR DE LOS  DERECHOS HUMANOS

Los Derechos Humanos, no sólo los civiles y políticos, también los económicos, sociales y culturales, no pueden quedar en el reino de las declaraciones retóricas, han de concretarse en políticas y planes de acción de los gobiernos con resultados cuantificables.
El ser humano no solo responde a los estímulos del medio sino que actúa sobre ellos, los transforma. En ese proceso de transformación resultan imprescindibles las mediaciones culturales, los productos, los instrumentos y signos. Para la construcción del medio externo físico y sociocultural, y también del medio interno, conciencia y subjetividad.
El problema grave de nuestro tiempo respecto a los Derechos Humanos no es el de fundamentarlos sino protegerlos.
Los Estados están obligados a respetar la dignidad de la persona. El artículo 30 de la
Declaración Universal proclama: “nada en la presente Declaración podrá interpretarse en el sentido de que confiere derecho alguno al Estado, a un grupo o a una persona, para emprender y desarrollar actividades o realizar actos tendentes a la supresión de cualquiera de los derechos y libertades proclamados en esta Declaración”.
Los Estados tienen obligaciones hacia la Comunidad Internacional en materia de Derechos Humanos, y cada Estado está obligado a proteger los Derechos Humanos de sus ciudadanos.
En los Estados más desarrollados, la mayoría de la población disfruta del derecho al trabajo, educación, salud, vivienda, protección social, pero en su seno existen numerosos excluidos despojados del disfrute de tales derechos. 
Ciertos Estados democráticos de economía desarrollada se han de plantear cómo lograr que la mayoría de su población esté dispuesta a soportar los costes que conlleva garantizar los derechos de las minorías, parados, inmigrantes, grupos étnicos, y otros grupos marginados por motivos económicos, de salud, etc.
La importante es destacar que el desarrollo es un proceso global económico, social, cultural y político, que permite  el mejoramiento constante del bienestar de toda la población y de todos los individuos sobre la base de su participación activa, libre y significativa en el desarrollo y en la distribución justa de los beneficios del desarrollo.
DERECHOS HUMANOS CON DR, CORP
DIRECTORA
DAMARYS RANGEL

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *