Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

La decisión de la Corte Suprema que ordenar se restaure la política migratoria “Permanecer en México”, de fecha 24 de agosto del 2021, refiere lo siguiente:

«…Nuestra orden denegando la solicitud del Gobierno de una suspensión de la orden judicial del Tribunal de Distrito no debe interpretarse en el sentido de que afecta la interpretación de esa orden judicial por parte del Tribunal de Apelaciones. El juez Breyer, el juez Sotomayor y el juez Kagan conceder la solicitud…»

Son muchos los riesgos de una migración ilegal, más en ausencia de políticas globales garantes de  protección al derecho a  la vida, a la integridad física, argumentando valores constitucionales y democráticos interpretados unilateralmente, en detrimento de la protección al ser humano y al sistema jurídico de protección internacional  de asilo.

Las políticas migratorias «Quédate en Mexico» ratificada por la Suprema Corte de los Estados Unidos, contribuyen a la desinversión  para proteger a las personas solicitantes de asilo y refugio, es un incumplimiento al deber de dar tramite legal a las solicitudes de asilo de un modo humanitario y eficiente, evitándoselo que  los casos de asilo  lleguen a las Cortes estadounidenses, desamparando así a las personas que necesitan protección internacional.

El Protocolo “Quédate en México” simula la instalación de  de Cortes en grandes tiendas de campaña; la práctica conocida como “metering” que crea ilegalmente listas de espera para acceder al territorio estadounidense para solicitar asilo; los acuerdos para retornar a personas a terceros países inseguros en Centro América; y al negar el asilo a todas las personas que al huir de sus países transitaron otro país, las políticas estadounidense  bloquean el acceso al asilo y dan  la espalda a personas, familias, niñas y niños que buscan protección en sus fronteras, poniéndolos en riesgos que atentan contra su vida.

México aceptó las políticas migratorias por EEUU, aduciendo comprender las razones humanitarias, implemetandise el dia 25 de enero del 2019.

“Quédate en México” se ha implementado en San Diego y Calexico, California; y El Paso, Brownsville, Laredo y Eagle Pass, Texas; del lado estadounidense. 

Lo grave de todo esta situación es la vulnerabilidad de las mujeres, niños, en general de los migrantes que han huidos de sus países, como consecuencias de la desesperanza, el miedo o las falsas expectativas que la misma comunidad internacional, se hace la vista larga.

Es claro,  que la decisión no solucionan el problema de fondo, la realidad es que se incrementa la migración irregular y así una  economía sostenida en las sombras que beneficia al propio Estado.

No se pueden perder las esperanzas, en ambos países varias organizaciones de los derechos humanos han impugnado el Protocolo, fundamentado en la violacion al debido proceso, la tutela judicial efectiva, a dar protección a una persona solicitante de asilo o refugio, se incumplen las obligaciones internacionales sobre el retorno de personas refugiados (non-refoulement) y su derecho a la no persecución

 Damarys Rangel

President/Defensora de DDHH